El esfuerzo y la precisión de las gimnastas rumanas en las Olimpiadas de Atenas 2004 provocaron imagenes como esta.