En primavera la ladera de la montaña se cubre con su manto de flores