Miley Cyrus, la provocación llevada al videoclip